ritual del sueño para combatir el insomnio

Hace unas semanas, en un momento de desesperación publiqué un stories en mi cuenta de Instagram en el que pedía consejos para combatir el insomnio.

Me sorprendió mucho lo rápido que empecé a recibir mensajes diciéndome que estaban en la misma situación que yo. También recibí muchos tips para intentar solucionarlo.

Haciendo un resumen, mucha gente me recomendasteis que hiciera ejercicio suave a última hora de la tarde, Yoga, Pilates o salir a dar un paseo. Otros me hablasteis de la Melatonina, y otros tantos que no tuviese el móvil cerca.

De todos los mensajes que recibí, hubo uno que me llamó especialmente la atención. Era de una chica enfermera que había trabajado como azafata de vuelo y sabía bien lo que era padecer insomnio, principalmente a causa del jet lag. Me habló del ritual del sueño, que consiste en crear una rutina para preparar al cuerpo para dormir. Me aconsejó que siempre fuese la misma y que intentase hacerla todos los días.

Y eso hice, durante unos días busqué mi rutina perfecta, y cuando la encontré empecé a aplicarla. De esto no hace ni tres semanas y os puedo asegurar que desde entonces estoy durmiendo unas 8 horas diarias.

ESTE ES MI RITUAL DEL SUEÑO

Lo ideal es que cada uno se cree su propia rutina, pero os comparto la mía por si os sirve de inspiración.

Mi ritual del sueño empieza sobre las 20:30 de la tarde, justo cuando llego a casa después caminar una hora. Me voy a las 19:30 y doy un paseo tranquilo con Sobras. Este paseo no solo me sirve para cansarme, también para desconectar. Es lo malo de trabajar en casa, que cuesta mucho más desconectar. Salir a la calle y caminar durante un rato hace que me olvide del trabajo y cuando vuelvo a casa ya tengo el chip cambiado y sé que comienza el momento de relajación.

Nada más llegar a casa preparamos la cena. Esto lo hacemos por relevos, mientras Blas se ducha yo cocino y viceversa. Cuando salgo de la ducha ya está la cena hecha y suelen ser las 21:00 de la noche. Después de cenar recogemos la cocina, Blas le da el último paseo del día a Sobras y yo aprovecho esos 10 minutos para ponerme mis potingues en la cara. Gracias a esta rutina también estoy siendo más constante con este tema, cosa que antes era un autentico desastre. Después vuelvo a la cocina y preparo una infusión relajante.

Suelen ser las 21:45 cuando por fin me siento en el sofá a ver un rato la tele. Siempre vemos algún capitulo de una serie, porque duran menos tiempo que las películas y así a las 23:00 me puedo ir a la cama. En este momento es cuando dejo el móvil cargando en el comedor y me olvido de él hasta el día siguiente.

Antes de acostarme me cepillo los dientes, me pongo crema en las manos y rocío la almohada con una colonia fresquita y suave. Uso la colonia de bebés de la marca Mustela, me encanta su olor.

Después activo la alarma del despertador analógico a las 7:15, me pongo los tapones en los oídos y leo un rato, 15 o 20 minutos, no aguanto mucho más.

Sigo despertándome en mitad de la noche un par de veces, pero al poder ver la hora sin tener que encender el móvil me vuelvo a dormir enseguida.

Conclusión, el principal motivo por el que dormía mal era el móvil. Lo encendía cuando me despertaba en mitad de la noche para ver la hora, mi cerebro se activaba y ya no era capaz de conciliar el sueño. Desde que lo dejo fuera no solo he mejorado en calidad de sueño, tener esa rutina de noche me ha servido también para tener una rutina de mañana y ser mucho más productiva a lo largo del día.

Gracias por todos los mensajes que me enviasteis, de verdad, me ayudaron muchísimo. Y sobre todo gracias a @isa.uve por hablarme del ritual del sueño y animarme a ponerlo en práctica.

Espero que este post os pueda servir también a vosotros.

Nos leemos pronto.

Deja un comentario

contacto